Volkswagen avanza con la tecnología autosellante en las gomas de sus coches

Volkswagen avanza con la tecnología autosellante en las gomas de sus cochesVolkswagen avanza con la tecnología autosellante en las gomas de sus coches

La marca de coches alemana Volkswagen viene trabajando hace un tiempo en la tecnología AirStop. Esta modernización en los neumáticos de los vehículos de la fábrica de origen alemán posibilita que no sea necesario detener el vehículo en una carretera para cambiar una goma en caso de pinchadura.

Funcionamiento de la tecnología autosellante en las gomas

Esta nueva tecnología AirStop de la marca Volkswagen coloca en los neumáticos un compuesto sellador especial. El mismo va colocado en el interior del mismo para conseguir aislar el objeto externo hasta una distancia de 5 milímetros, en cuanto se da el pinchazo del neumático.

 

Luego se sella la punción que se generó y permite la conducción de una manera segura hasta el sitio más cercano donde se pueda realizar el cambio del neumático. Esta tecnología AirStop posibilita no quedar varado o aislado en un lugar desértico o despoblado, ideal para viajes de largas distancia o hacia lugares del que se tiene pocos conocimientos de la zona.

Por qué inclinarse por AirStop en las gomas

Esta innovación que viene realizando la empresa Volkswagen viene ganando adeptos y generando una nueva forma de ver el mundo de los neumáticos para los conductores, tanto de corta, mediana o larga distancia.

 

La tecnología AirStop garantiza un andar estable luego de un pinchazo debido a que se evita, de manera automática y rauda, la pérdida repentina de presión o cualquier otro tipo de daño aparejado en la banda de rodadura.

 

La utilización de AirStop garantiza la protección en los cuatro neumáticos, de esa manera se evitan los dolores de cabeza en caso de pinchazos simultáneos en varias gomas.  La tecnología de Volkswagen se puede montar en cualquier neumático estándar sin inconvenientes de uso.

 

Además la utilización de AirStop consta de un seguro gratuito por 3 años contra cualquier ataque vandálico, pinchazos o algún golpe contra el bordillo.